Je marche le coeur et les sens grands ouverts

El  Señor se sirve en muchas ocasiones del Camino de Santiago para encender en muchísimos peregrinos una conversión profunda. En el Centro Internacional de Acogida al Peregrino sus trabajadores y los voluntarios de ACC son testigos a diario de conmovedoras historias que manifiestan cómo Dios toca el corazón de los peregrinos durante su camino. Compartimos con los lectores de nuestra web esta preciosa plegaria dirigida al Padre por un peregrino. A su llegada a Compostela la sencilla y tierna oración de este peregrino pone ante el Señor toda su vida, sus familiares, amigos, compañeros de trabajo, sus preocupaciones y esperanzas.

Padre Santo:

Más que pedirte, creo que lo importante es saber por qué razón camino.

Camino para estar más atento al amor que me regalas y que tanto me cuesta aceptar.

Camino porque me siento lejos de Claudia, porque es difícil para mí comunicarme con ella, porque se me hace complicado acercarme a ella.

Camino para que las cosas cambien, sabiendo que si quiero que esto pase debo cambiar yo.

Camino porque quiero ser instrumento tuyo. Camino por Orchy, por su felicidad, para que este alegre, para que sepa apreciar las bendiciones que tiene, camino para poder respetar sus decisiones.

Camino por Josema, para que encuentre el fuego que tú pusiste dentro de él. Camino por Mariela, para que se centre, para que pueda lograr sus anhelos, para que sea la cacata que es, para que permita que le ayude y estar cerca de ella.

Camino por mi matrimonio, para que me des paciencia, amor y la entereza de continuar alegremente.

Camino por mi país, para que sea un lugar donde mis hijos quieran vivir y disfrutar, y para que todos los que en él vivimos lo hagamos de forma digna.

Camino por los que estamos bajo la influencia del alcohol, las drogas, el poder o el dinero para que viendo más allá de esa esclavitud las podamos superar.

Camino por la oficina en la que trabajo, para que sea una fuente de tranquilidad, profesional económica y de crecimiento para nosotros los empleados y los que vienen en procura de servicios.

Caminos por Alia y su familia, por Vero y su familia, por July y su familia, por Memena y su familia y en especial por Polibio y su familia que tanta tranquilidad y paz necesitan.

Camino por mis hermanos y hermanas y sus respectivas familias.

Camino por porque deseo encontrar la razón por la que caminar a Santiago. Camino con el corazón y los sentidos abiertos, dispuestos a escucharte y a adorarte en cada paso. Quiero darte las gracias por tu presencia constante y diaria junto a mi y por la de María tu madre y también la mía. Gracias por los que han compartido sus anhelos conmigo y me han permitido llevarlos conmigo en su trayecto. Gracias por la vida que me das y gracias por las bendiciones que me regalas.